viernes, 24 de agosto de 2012

CONTRA EL ESTADO: PIEDRAS Y ALGO MÁS...
No pocas ocasiones he sido cuestionado de como pretendemos, les anarquistas, luchar contra el Estado, ¿tirando piedritas? Dicen, tratando de ridiculizar…y sí, tirar piedras, pienso, es una forma absolutamente válida para resistir y manifestar nuestro rechazo contra la represión del Estado y el Capital, pero la resistencia contra el Estado no es simplemente tirar piedritas.
Resistir contra el Estado es un abanico muy amplio de principios y actividades, que van desde  nuestras relaciones interpersonales más cercanas, familia, amigos, trabajo, escuela, vecindario,  con conductas concretas que remplacen  las relaciones piramidales propias de una sociedad autoritaria, por formas libres de convivencia basadas en el apoyo mutuo, el respeto y la horizontalidad, hasta decisiones políticas y sociales, como no colaborar con las mismas instituciones del Estado -gobiernos de turno, parlamentos y alcaldías-, con prácticas como la abstención electoral y la denuncia permanente  de la falacia  democrática representativa.

Luchar contra la máquina estatal también pasa por no trabajar ni colaborar con los organismos penitenciarios, ejércitos, policías y con todas aquellas instituciones jerárquicas encargadas de limitar y reprimir la libertad de las personas. Luchar contra el Estado radica  también en no recibir subvenciones de este para los diferentes proyectos político/sociales que aspiren a vivir en una sociedad libre e igualitaria, ya que con las subvenciones nos limitan y  controlan desde la oficialidad del orden establecido. 

En resumen, luchar  contra el Estado es organizarse desde la horizontalidad, el apoyo mutuo y el libre acuerdo, es difundir las ideas anarquistas,  propagar  el federalismo libertario y la práctica global de la autogestión a través de la creación de cooperativas, sindicatos, colectivos, escuelas libres, publicaciones y todo tipo de expresiones artísticas y culturales que despierten en las personas - nosotros mismos- el espíritu de rebelión y que generen un pensamiento crítico contra la sociedad capitalista y sus pilares: el nacionalismo, la competencia y el patriarcado.
@tierrarevuelta

1 comentario:

  1. Bien dicho, acaso hay algo más importante que detener y revertir la transformación del país en un estado policial? aún si fuera imposible, la imposibilidad no es excusa.

    ResponderEliminar