domingo, 29 de mayo de 2016

Silvia Federici: "desconfío del feminismo de Estado"

La siguiente entrevista ha sido formulada por la redacción de Planv durante la visita de Silvia Federici a Ecuador, 22 de mayo de 2016. Al finalizar, incluimos un link para acceder al libro «Calibán y la Bruja»

Tiene 74 años de edad y una vitalidad que sorprende. Menuda y enjuta, so convicción se le nota en los ojos y en las manos. Estuvo en Ecuador como parte de un periplo que la ha llevado por varios países de América Latina, en donde se reunió con organizaciones de mujeres. En Ecuador lanzó también su libro Calibán y la bruja, el cual es una investigación histórica sobre la acumulación capitalista en el medievo y cómo, para tener éxito disciplinaron el cuerpo de las mujeres a través de la cacería de brujas.



«A partir de la asociación entre anticoncepción, aborto y brujería, en la Bula de Inocencio VIII, los crímenes reproductivos ocuparon un lugar prominente en los juicios. La caza de brujas fue un intento de criminalizar el control de la natalidad y de poner el cuerpo femenino, el útero, al servicio del incremento de la población y la acumulación de fuerza de trabajo, promovido por una clase política preocupada por el descenso de la población y motivada por la convicción de que una población grande constituye la riqueza de una nación. En consecuencia, del mismo modo que los cercamientos expropiaron las tierras comunales al campesinado, la caza de brujas expropió los cuerpos de las mujeres, los cuales fueron así liberados de cualquier obstáculo que les impidiera funcionar como máquinas para producir mano de obra», dice el prólogo de su primera edición.

¿Cuál es su impresión a partir de los encuentros con los colectivos de derechos humanos y organizaciones feministas?
Que es un movimiento fuerte, que entusiasma y que está creciendo en el sentido en que están empezando a conectarse con otros sectores, y a descubrir terrenos conjuntos. Es un momento problemático, en todo el continente americano y en el mundo. Me había formado una impresión de las mujeres en América Latina y esto había sido muy inspirador. Yo he aprendido mucho de mi encuentro con mujeres luchadoras de todo tipo, en México, Argentina… Lo que he visto en Ecuador es que la mujer está en primera línea en tantas luchas sociales.

¿Por qué es inspirador? 
Porque posiblemente las mujeres aquí a nivel de base, se han encontrado con situaciones muy fuertes de represión política y económica. Han desarrollado formas de resistencia, y no solamente en el sentido de oponerse a la opresión, sino también de nuevas formas de construcción colectiva, como son los comedores populares en América Latina, nuevas formas de intercambio… Hemos empezado a ver a mujeres que se han enfrentado cuerpo a cuerpo contra el capitalismo minero, contra el despojo; han sido capaces de romper el muro del terror, el miedo que había paralizado sus comunidades, a partir de su cotidianidad, creando cada día nuevas formas de juntarse, de solidaridad, y sobre todo nuevas formas de supervivir. Eso que pasa aquí pasa también en comunidades migrantes en Estados Unidos, comunidades pobres en general. En América Latina tenemos 50 millones de pobres, oficialmente. Unas 30 millones de personas se van a dormir sin haber comido lo suficiente; personas que duermen en la calle, falta de atención de salud… Me fortalece mucho ver las formas en que las mujeres aquí han resistido.¿Hay diferencias entre las formas de lucha, son varias formas de lucha?
He aprendido aquí y en México que hay diferencias, por ejemplo entre las luchas de las mujeres urbanas y las mujeres en el campesinas o indígenas. Ahora, en Estados Unidos también hay un gran empobrecimiento. Los efectos de la globalización hace que haya menores diferencias entre las luchas en América Latina y Estados Unidos o Europa. Las problemáticas, por ejemplo, del empobrecimiento, del despojo de territorios, la militarización cotidiana de la vida. En Estados Unidos tenemos un movimiento que se llama Black Lives Matter porque hay una guerra de la policía contra los jóvenes negros. Me recuerdo lo que se decía en el foro de Buenaventura, Colombia contra el feminicidio, que las mujeres son las más racializadas y el objetivo primero del feminicidio.


¿Cuáles son las agendas de las luchas de las mujeres ahora? Te lo pregunto porque el gobierno del Ecuador reinvindica la tipificación del femicidio y una presunta igualdad política de las mujeres, al tener, por ejemplo, tres mujeres al frente del congreso ecuatoriano. ¿Ese es un avance, es una política de género?


Creo hay una posición que llega de la lucha de las mujeres en todo el mundo. Es una respuesta a la pregunta de si poner a algunas mujeres en planos de dirigencia, visibilizarla como políticas. Entonces se da la impresión de que las instituciones son sensibles a la agenda de las mujeres. Pero hemos verificado que las mujeres que son integradas al Estado, que hacen política, como el caso ejemplar de la señora Hillary Clinton, que puede ser la próxima presidente de los Estados Unidos y que ella se presenta como feminista, no cambian la política del Estado. En realidad, como secretaria de Estado, la señora Clinton ha promovido una política favorable a la guerra, contraria a todo interés ecologista, ha promovido el fraking, es muy amiga de Wall Street, y por eso no es un caso aislado. Cuando las mujeres se juntan al Estado, no cambian la política del Estado. Solamente nos dan la ilusión que algo ha pasado. Acá se ve lo del Plan Familia, la legislación contra el aborto. La política no se cambia. Por eso no tengo confianza en las mujeres que son del Estado, tengo confianza en las mujeres que están construyendo desde abajo, desde nuevas formas de organización.

¿El feminismo es una manifestación del antipoder?
El poder no es una cosa única. Está el poder con y el poder sobre. Nosotros no estamos por el poder sobre los otros. Estamos con el poder como desarrollo de las capacidades colectivas, lo que necesitamos, lo que queremos hacer. Es una forma de poder, pero no es un poder que está sobre las otras personas, es muy importante diferenciar eso.





¿Crees que es suficiente con tipificar el feminicidio?
No es suficiente, porque lo importante es saber cómo se pueda luchar contra esto. Y es importante también comprender las varias formas para saber cómo se puede resistir y cambiar. No comprendemos cuáles son las fuerzas contra las mujeres, y comprender los mecanismos que impulsan esta violencia, que es una violencia nueva, aumentada cualitativa y cuantitativamente y que tiene varias caras. Está la violencia estatal, violencia pública no estatal, violencia institucional, violencia familiar, y se puede mostrar una interacción de los tipos de violencias pero es importante diferenciarlas. Y comprender cuáles son los grandes mecanismos que impulsan estas violencia. Nuestra compañera brasileña, Rita Segato, ha escrito cosas muy interesantes. Primero, hay una forma nueva de violencia que es la de los narcos, los paramilitares, que está conectada en el área que se está intentando despojar y vaciar a la población para abrir espacios a la minería, a la extracción petrolera. Estos territorios han sido testigos de una violencia tan atroz, que Rita Segato ha hablado de violencia expresiva. Porque es una violencia que manda un mensaje: no hay compasión, debes irte, necesitamos que todo esto esté vacío. Hay también una violencia masculina, que no es necesariamente doméstica, está asociada a las nuevas formas de trabajo y a las formas de explotación del neoliberlismo. Por ejemplo, el fracaso del empleo masculino, y eso significa que muchos hombres descargan sus frustraciones sobre los cuerpos de las mujeres, que intentan vender a sus parejas para la prostitución; y hay hombres jóvenes que son reclutados en ejércitos mercenarios que al fin son usados para desplazar a la población. Están conectadas unas con otras. Yo nunca hablo de la violencia familiar como violencia privada. No lo es, porque es una violencia tolerada por el Estado, y también las mujeres hoy trabajan en varios lugares donde encuentran muchos peligros, trabajar en la calle, ser migrante… Es parte de la desestructuración que se da en nuestras sociedades. El presidente Correa ha dicho varias veces que la ideología de género es una novelería. Una moda despectiva, y en general se intenta mostrar que el género es solo un tema de mujeres feministas.La lucha de las mujeres no empieza con el movimiento feminista. Empieza en Estados Unidos cuanto militan en varios movimientos sociales, el movimiento contra la guerra, por los derechos civiles y en los cuales se había comprobado que cuando ponían sus problemas sobre la mesa no eran escuchadas. Empezaron entonces a separarse para poder investigar sus propias condiciones de vida. Lo cual fue sumamente importante como una gran explosión de conocimiento, de creatividad y de nuevas prácticas. Creo que para comprender qué es el feminismo, como para comprender la importancia de las luchas anticoloniales, la luchas por los derechos civiles, la lucha contra la esclavitud, es importante comprender que el capitalismo se ha desarrollado a partir de esas enormes divisiones sobre la base del género, de la raza, de la colonización. En una sociedad tan estratificada y dividida no se puede pensar en luchar de una sola manera, como los slogans de la izquierda, cuando dicen que el pueblo unido jamás será vencido, y no es cierto, el pueblo no es unido. Si las mujeres, los negros o los indígenas no toman en sus propias manos su realidad, a investigarla, a conocerla, no pueden desarrollar formas eficaces de lucha. Si seguimos divididos significa que el capitalismo a seguir. Las divisiones ya estaban antes de nosotras, no somos las feministas las que dividen a la gente, como mucha gente de izquierda lo dice. Lo importante es que todos quienes están en la parte baja de la escala social empiecen a organizarse de forma autónoma, porque si no, no se puede ganar conocimiento y experiencia sobre la propia realidad. Eso ha pasado en Estados Unidos. El feminismo ha sido muy importante por eso, porque nos ha aportado un gran conocimiento, y por su capacidad subversiva, de cambio real.

Pero si tiene una capacidad subversiva, también ha sido institucionalizado. 
Desde el principio se ha tratado de cooptar el movimiento feminista, se lo ha cooptado. La intervención de las Naciones Unidas en el feminismo ha sido un caso clásico. A partir de 1975, la ONU se muestra como promotora de la emancipación femenina, entonces ha construido un feminismo domesticado, que ha servido mucho para desmovilizar al movimiento feminista de su esencia subversiva. Muchas hablan de feminismos por eso, porque hay un feminismo de Estado. Mujeres que hablan de la igualdad, de igualdad de oportunidades. Nosotros creemos que la mayoría de los hombres son explotados, y por eso no hablamos de igualdad con los hombres.

Respecto a Calibán y la Bruja, ¿es un libro que confronta la forma masculina de ver la historia?

Es un libro de historia contra la historia. Es sobre el desarrollo del capitalismo a partir del medioevo, de la forma en que el capitalismo se desarrolla, pero mirando el punto de vista de la reproducción de la vida, la fuerza de trabajo. En el movimiento feminista empezamos a preguntarnos por qué llega lo patriarcal al capitalismo. Y vemos que tenemos un proceso de disciplinamiento de las mujeres a través del terror de la cacería de brujas, de la quema de cientos de miles de mujeres como condición necesaria para la reproducción de la fuerza de trabajo a través del sometimiento de la mujer, confinada en el trabajo doméstico gratuito. Y era necesario hacer un trabajo histórico sobre el inicio de la acumulación del capital a través del trabajo de las mujeres, a quienes se les ha otorgado el papel de reproducción. Karl Marx se da cuenta de las mujeres solamente cuando entran a la fábrica. Empecé a estudiar el papel de las mujeres en el desarrollo del capitalismo. Hablo en el libro sobre todo de la caza de brujas, que fue un proceso fundante del capitalismo y crea las herramientas de la disciplina de las mujeres, de la sumisión de las mujeres a los hombres. Y crea divisiones entre los campesinos y artesanos, que estaban atacados por el avance del capitalismo. Y se acaba con un capítulo de la extinción de brujas en América Latina, con los españoles que trajeron la inquisición, la caza de brujas y la demonización, un nuevo tipo de relación patriarcal que no existía de esa manera.








La complicidad del feminismo burgués con el capitalismo y el Estado policial


Actualmente, el feminismo se manifiesta a través de diversas tendencias políticas en nuestras sociedades. Algunas de ellas se complementan entre sí; otras, a pesar de compartir ciertos análisis e incluso acciones en las luchas contra los patriarcados, conforman contradicciones insuperables mediante la conciliación. El feminismo neoliberal es, por ejemplo, irreconciliable con el feminismo libertario, pues a pesar de que comparten visiones acerca del machismo —fundamentalmente de las relaciones interpersonales y en la noción de construcción histórica y social de los géneros—, en el terreno político consolidan modos que se enfrentan. Un ejemplo práctico de tal conflicto es la agresión física que propinó una carabinera a María Paz Cajas, de 34 años, acaecida el día jueves 26 de mayo de 2016, durante el estado de sitio que el gobierno de Bachelet organizó contra todo aquel que pareciera estudiante. Producto de un golpe en la vagina que le diera una carabinera, María Paz sufrió una hemorragia que la autoridad médica del Hospital San Juan de Dios, diagnosticó como un síntoma de aborto. Cinco semanas de embarazo tenía María Paz, lo cual ignoraba. Mientras la golpeaban brutalmente, tal como se constata en el vídeo, gritaba desesperadamente: "Soy mamá". Esto poco le importó a la fuerza policial que la llevó detenida mientras se le esfumaba entre las piernas la vida de otro hijo arrebatado por las FFEE, personificadas en Tiare Vergara, la carabinera asesina1.

Con tal reciente y doloroso ejemplo no queremos decir que la carabinera era feminista, de ninguna manera. —Aunque tampoco nos sorprendería que de aquí a un tiempo se levanten supuestas feministas con la tenida verde olivo—. Sin embargo, son las feministas burguesas quienes fomentan la incorporación de mujeres en las filas policiales, del ejército, los parlamentos y los puestos ejecutivos de las empresas y corporaciones. De este modo, en vez de fortalecer el movimiento de las mujeres, agudizan las diferencias de clase y género, pues mediante la promoción de la inserción de féminas en los puestos de poder, dividen el movimiento de las mujeres por su liberación, a su vez que incentivan la idea de que una mujer puede ser agredida brutalmente y el asunto no pasará a mayores ni será digno de cuestionamiento, siempre y cuando la agresión la ejecute otra mujer.

El feminismo estatista no es nuevo. Según Silvia Federici, se creó en los años 70 del siglo pasado y se caracteriza por concebir a la mujer en competición con el hombre, arropándose en el concepto de “igualdad de oportunidades” para arribar a los espacios del capital o del ejército. Aquello, enfatiza Federici, no es feminismo, sino un aprovechamiento de la lucha de las mujeres por su autonomía2. Para la autora de «Calibán y La Bruja», es importante criticar la conformación de este 'no-feminismo' funcional a los intereses de la clase capitalista mundial, promocionado y dirigido por agencias internacionales de la burguesía. «Las feministas harían bien en tener en cuenta —advierte— que las iniciativas de las Naciones Unidas en favor de las mujeres han coincidido con los ataques más devastadores contra ellas en todo el planeta, y que la responsabilidad de los mismos recae sobre las agencias miembro de las Naciones Unidas: el Banco Mundial, el FMI, la OIT y, por encima de todo, el Consejo de Seguridad de la ONU»3.

Frente a la represión con base a las necesidades del desarrollo del capitalismo, Silvia Federici considera vital una «movilización feminista contra la intervención estatal en nuestra vida cotidiana al igual que frente a la política internacional. Las feministas también debemos organizarnos contra la brutalidad policial, el reforzamiento del aparato militar y, sobre todo, contra la guerra. Nuestro primer y más importante paso debe ser oponernos al reclutamiento de mujeres en los ejércitos, hecho tristemente aceptado con el apoyo de algunas feministas en nombre de la igualdad y la emancipación de las mujeres»4En este sentido, agrega que «La imagen de la mujer uniformada, conquistando la igualdad con los hombres mediante el derecho a matar, es la imagen de lo que la globalización puede ofrecernos: el derecho a sobrevivir a expensas de otras mujeres y de sus hijos, cuyos países y recursos necesita explotar el capital corporativo»5.



Tal proceso de apropiación del feminismo por parte de agencias del poder también se ejerce en la región chilena. Desde organizaciones internacionales de la burguesía se destinan cuantiosos recursos con tal de domesticar los incipientes núcleos feministas que poco a poco han ido conformando un interesante movimiento que no sólo cuestiona las relaciones patriarcales, sino que el principio de jerarquía, el capitalismo, el racismo, la trans y lesbofobia. En la región chilena, el feminismo neoliberal es representado en agencias como OCACy el Sernam, que con sus agendas infladas con millonarias sumas procedentes del saqueo y la destrucción del planeta, pretenden dirigir las luchas de las mujeres elaborando programas que sitúan en la administración estatal y empresarial, a activistas comúnmente catalogadas en la jerga institucional como “líderes”. Así, buscan restar capacidad de movilización del movimiento de las mujeres de las clases populares y, al mismo tiempo, dirigir las luchas contra el machismo por canales acordes a los intereses dominantes. En efecto, el feminismo burgués y sus mecanismos constituyen una especie de “parlamentarismo” en el movimiento de las mujeres. 

En resumen, el feminismo burgués cumple básicamente dos funciones: La primera es reforzar las estructuras de dominación del patriarcado moderno, tales como los parlamentos, los gobiernos, los ejércitos, las policías y los salones ejecutivos de las empresas capitalistas. La segunda es dividir al movimiento de las mujeres por su emancipación entre unas que obedecen y otras que dirigen desde las alturas, fortaleciendo de este modo la Nueva División Internacional del Trabajo (NDIT), a la vez que contaminan las luchas mediante la ideología dominante. El feminismo burgués es el subvencionismo, la importancia del acceder a escaños del poder constituido por sobre y contra el fortalecimiento de los movimientos de las oprimidas.  Es la feminización de la derrota, es el feminismo que se caracteriza por distanciarnos estructuralmente de la abolición del patriarcado y la sociedad separada. En síntesis, el feminismo burgués es el no-feminismo, pues aboga por reformar el patriarcado en clave capitalista en vez de abolir el poder masculino y la mercantilización de la existencia.

Frente al capitalismo, el Estado y el patriarcado, antepongamos el feminismo anarquista que, sin abandonar la importancia de las luchas contra el machismo en todos los ámbitos de la vida en sociedad, fortalezca las organizaciones clasistas, autónomas, anarcosindicalistas y comunitarias, que propicien movimientos antagónicos y que al mismo tiempo cimienten las bases de una sociedad organizada en comunismo anarquista. 


N&A




2- Entrevista en "El critic", 13 de mayo 2016








 

viernes, 27 de mayo de 2016

Carabineros negó acceso a javierinas a Centro Cultural de La Moneda por ser "emblemáticas"



En el anterior artículo señalábamos que las manifestaciones feministas se advierten como desafiantes, pues el feminismo, al criticar el conservadurismo, el machismo, la lesbofobia y, en general, toda forma de dominación, confronta los comportamientos autoritarios enquistados en las sociedades. Tal rechazo a quienes cuestionan el orden dominante es grotesco cuando es dirigido por las instituciones del Estado. Tanto así que el poder impidió el ingreso al Centro Cultural de La Moneda a un grupo de alumnas de arte del Liceo Javiera Carrera. A carabineros poco les importó que se tratase de una actividad regulada del liceo, profesor incluido. La orden, según ellos, era tajante: No dejar entrar a alumnos de “Liceos emblemáticos”. ¿Por qué? la razón —de la fuerza— es sencilla, pensamos: le temen a la protesta organizada, temen la creatividad libertaria, temen el mundo nuevo que llevamos en nuestros corazones. 

A continuación difundimos la denuncia publicada en un foro virtual del Liceo 1 Javiera Carrera:


"Hoy con mis compañeras de arte teníamos que ir a una exposición en el Centro Cultural de la Moneda, como muchos deben saber la Moneda estaba rodeada de carabineros, si querías pasar tenías que decir para donde te dirigías, identificarte y toda la volá. Con mis compañeras nos acercamos a preguntarle a una paca si podíamos pasar al centro cultural, nos dijo que este ya había cerrado, le explicamos que habían compañeras acompañadas de un profesor adentro y nos dijo que lo llamaramos para que viniera a buscarnos. El profe a los pocos minutos llegó y se le acerca un paco (teniente, no recuerdo muy bien), el profe le explica la situación a lo que el paco responde que NO tenemos acceso al centro porque PERTENECEMOS A UN LICEO EMBLEMÁTICO Y PORQUE COMENZAMOS UNA MARCHA HOY EN SANTA ANA. El profe lamentablemente no podía hacer nada, nos pidió disculpas y se fue. El punto es que se nos negó la entrada a un centro CULTURAL solo por el hecho de movilizarnos, lo encuentro insólito que se nos vete así de un lugar donde queríamos aprender y conocer sobre ARTE HERMANO, ARTE!

¿NO LES BASTÓ TENER RODEADO EL LICEO CON MÁS DE 50 PACOS IMPIDIENDO QUE NOS MOVIÉRAMOS Y AHORA VIENEN CON ESTO? EN SERIO PAREN LA WEA!!!!!"


Ilustración: Alterna

miércoles, 25 de mayo de 2016

La marcha feminista del liceo de niñas Javiera Carrera que remeció el machismo del INBA

El día martes 24 de mayo, las alumnas del liceo N°1 de niñas Javiera Carrera, masivamente y de manera organizada salieron a protestar. El objetivo esta vez no fue el Ministerio de Educación ni la alcaldía de Santiago, que en coordinación con el gobierno y el Estado les reprime y desaloja constantemente. Esta vez los descargos de la protesta organizada por las alumnas los recibieron los alumnos del liceo Internado Nacional Barros Arana (INBA), quienes en la tradicional marcha inbana, propiciaron insultos machistas contra las javierinas. Las demandas del Liceo 1 de niñas, Javiera Carrera, no distan mucho del resto de estudiantes, pues al calor de las luchas del movimiento estudiantil y por influencia de núcleos feministas, poco a poco se ha tomado conciencia de las dominaciones específicas de clase y género, incluyéndose dentro de las demandas estudiantiles, la educación no sexista.

Sin embargo, las javierinas han ido más allá. No se han quedado solo en las demandas dirigidas a las autoridades competentes y han levantado la acción directa de masas contra el machismo imperante. Así, cientos de niñas entre 11 y 17 años se juntaron para marchar hacia el emblemático internado de varones que, según las feministas, no se han destacado solo por sus altos estándares educativos y excelencia académica, sino que también han sido emblemáticos en el machismo descarado contra las mujeres. Conducta que las niñas del Liceo 1 denunciaron mediante encendidas consignas, carteles y un lienzo que, encabezando la marcha, señalaba: “Piden igualdad y calidad pero al momento de marchar gritan sin pensar”.

De este modo las javierinas criticaron el inadecuado comportamiento patriarcal de los alumnos del INBA, que además del patético machismo sostienen una profunda hipocresía, pues demandan igualdad y calidad pedagógica a la vez que tratan de maracas (putas) a las compañeras de liceos femeninos. En un mensaje difundido por redes sociales, de esta forma explica los motivos de la protesta, Giannina Araya: "Para quién no entiende: Los estudiantes del INBA, cada año para el aniversario de su colegio, marchan en frente del Liceo 1 vociferando "Que se asomen las maracas" ¿Por qué? simplemente porque es un colegio de niñas. En respuesta, las Javierinas se manifiestan mediante este cartel contra la violencia hacia las mujeres ejercida por esta institución (y digo institución porque ni siquiera las autoridades de este colegio se pronuncian respecto a este tipo de actos de sus estudiantes). Si vamos a exigir educación gratuita, de calidad y no sexista, seamos coherentes po' cabros..."

En el trayecto las javierinas se tomaron organizadamente las calles de Santiago, dejando a los transeúntes desconcertados. La sociedad patriarcal no soporta de buena gana los cuestionamientos al orden heterocapitalista imperante. Se observan las manifestaciones feministas como desafiantes. Y no se equivocan. El feminismo, al criticar el conservadurismo, el machismo, la lesbofobia y, en general, toda forma de dominación, confronta los comportamientos autoritarios enquistados en las sociedades. Es lógico que quienes no han tomado conciencia con las ideas feministas y libertarias, se sientan atacados. Y más aún si se trata de hombres, pues en general los varones reconocen en el movimiento feminista, una amenaza para los privilegios otorgados por la construcción social de los géneros, que sitúan al varón con el poder de dominar y decidir por sobre el cuerpo femenino. No es casualidad que los muchachitos del INBA griten a coro tales ofensas machistas, han sido educados colectivamente bajo sellos religiosos y autoritarios, mediante el disciplinamiento filomilitar característico de los liceos internados. Sin embargo, no solo en tales liceos se induce estructuralmente dichos hábitos, ya que aunque en un internado de varones la educación machista es dura y persistente, lo cierto es que prácticamente cada espacio de la sociedad se rige por principios patriarcales. Hemos sido educados con modos que sostienen las relaciones competitivas en vez de la solidaridad, el culto a la propiedad privada en vez de la igualdad y la dominación del ser por el ser en vez de la vida en libertad. Pese a ello, cada día surgen iniciativas como las de las compañeras del Liceo 1 Javiera Carrera, que ponen en tela de juicio la soberbia androcéntrica.


Las javierinas se dirigieron hacia el INBA, abriéndose paso por las calles de Santiago a la vez que coreaban: “El machismo es terrorismo” y “alerta, alerta, alerta machistas que todo el territorio se vuelve feminista”. Desde un cartel se podía leer: “Mi vida mi cuerpo, mi forma de culiar no se arrodillan ante el patriarcal”. También se levantaron consignas por la abolición de la organización sexual binaria de la sociedad, exigiendo para ello, liceos mixtos, la no discriminación de trans, homosexuales y educación sexual no heteronormalizada. En el contexto, las feministas asociadas en Cogesex, advirtieron desde su página de facebook que “la crítica es transversal a todos los liceos, es momento de sacar del movimiento estudiantil estas expresiones que solo nos dividen, ya nos oprime un sistema, no nos oprimamos entre nosotros y nosotras mismxs”. Firmado por el mismo colectivo, se distribuyó a lo largo de la manifestación un interesante texto titulado «El liceo se manifiesta contra el machismo», en donde se explicaba críticamente la noción del patriarcado:

“¿Qué es el patriarcado? Es un sistema de dominación de un género sobre otro que se encuentra en distintos dispositivos sociales: tales como las escuelas, iglesias, Estado, entre otros. Con el fin de construir personas desde su crianza y a lo largo de su vida para que naturalicen las diferencias sociales, asignando roles a cada sexo y con estereotipos absurdos como que lo femenino es inferior, a las mujeres les gusta el rosado, somos malas en ciencias, lógica y matemáticas o que las personas por la moral deben ocultar su sexualidad, este sistema ha matado (feminicidios en crecimiento actualmente), les ha prohibido a muchas decidir sobre su maternidad o tachando de “maracas” a quienes viven libremente su sexualidad”. Complementando el documento las compañeras señalan enérgicamente que “Las estudiantes nos cansamos de la violencia de los liceos de hombres hacia los de mujeres, de hecho nos cansamos de la diferencia e indiferencia”, por lo mismo “las maracas se asomaron pero a luchar contra el patriarcado”. Decididas advierten que si los compañeros del INBA o cualquier otro liceo, no las respetan ni por ser compañeras de lucha del movimiento estudiantil presente, no habrá ninguna agresión sin respuesta. Denuncian que “en el INBA actualmente estudian personas machistas, misóginos y sexistas. Es hora que se dejen de burlar de nosotras, es hora de cambiar el pilar de esta sociedad: La educación, por lo mismo partamos por sus estudiantes, nuestr@s compañer@s”. Concluyen el manifiesto sentenciando que “¡Cuando el machismo se vuelve tradición, lucha y organización!”. 

A su vez, un sector de niños antipatriacales del INBA apoyó fervientemente la protesta de las compañeras, generando un comunicado firmado por el colectivo Semasex, informando a través de su facebook que "Semasex entrega su apoyo a la movilización de parte del Liceo A-1 Javiera Carrera", que se "manifestaron en las afueras del INBA para demostrar su descontento con las acciones machistas y gritos sexistas que se hacen parte de una tradición dentro del internado. Esto hace referencia al grito "Que se asomen las maracas" que se realiza cuando el bloque pasa circulando por las afueras de aquel establecimiento. Al llegar a las afueras del Parque Quinta Normal y por un trazo pequeño de la calle Santo Domingo se mantuvo un diálogo en dónde participaron miembros de la Semasex, Cogesex y Calu (estas últimas grupos del liceo 1). En dónde se llegaron a acuerdos de trabajar en conjunto para realizar foros, asambleas que traten acerca del tema de género y mantenerse en contacto para lograr el objetivo de erradicar esta tradición.

Las compañeras 
agregan desde Semasex lograron su objetivo de desmantelar su lienzo y entregar una carta para el centro de estudiantes y dirección. Donde Semasex declara a través de un panfleto su total apoyo hacia su manifestación. Todo esto en un marco de TOMA que se realizaba dentro del INBA el cual sostuvo un ambiente agitado con la llegada de las compañeras y la toma del espacio educacional”. Declararon en la página de facebook, en donde a su vez reprodujeron el comunicado público respecto a la movilización de las javierinas, titulado «El INBA se manifiesta en apoyo al L1», el cual trascribimos:

“Tras la tradicional marcha inbana que se efectúa todos los años, en relación al aniversario del INBA, que tiene como objetivo la ofrenda al monumento de Diego Barros Arana ubicado en el sector de Santa Lucía, por lo que este recorrido pasa por las afueras del Liceo A1 Javiera Carrera, donde estudiantes del INBA se refieren a las compañeras con el “tradicional” grito “QUE SE ASOMEN LAS MARACAS”. Con respuesta a esto, un grupo de compañeras de aquel liceo en el año 2015, se refirieron al tema y se manifestaron exhaustas de aquella acción machista y patriarcal. Se realizaron foros y actividades para que esta tradición no se volviera a repetir, sin embargo hasta la fecha se sigue reproduciendo generación en generación tal grito misógino.

Es por esto que estamos cansados de que este sistema, donde se asignan roles de género, estereotipos y se violenta constantemente a la mujer como lo ocurrido en las pasadas marchas inbanas se vea presente dentro de los mismos compañeros secundarios. No solo produce divergencia entre liceos, sino también se desvirtúa el compañerismo entre estudiantes y se siguen reproduciendo estereotipos sexistas en el marco de un sistema patriarcal. Por eso Semasex INBA manifiesta todo su apoyo hacia cualquier acción de parte de las compañeras del liceo A1 Javiera Carrera con el objetivo de erradicar estas acciones machistas por parte de nuestros compañeros de liceo. No solo enfocándonos en aquella acción explícita sino en forma de unirnos como secretarías de género y terminar con estas prácticas dentro del internado y también dentro del movimiento estudiantil, generando tan brutal fracción social y de poco respeto”. Finalizan el panfleto subrayando que “CONTRA LA TRADICIÓN MACHISTA: LUCHA Y ORGANIZACIÓN”.




Al arribar al liceo de varones, INBA, se estableció, como señalaron, un diálogo entre estudiantes de ambos liceos, que Bárbara Camila, alumna del Liceo 1, narra de la siguiente manera en una página de difusión 
javierina

“Al llegar al INBA, una niña pasó informando que SEMASEX necesitaba dialogar con niñas del CALU y/o COGESEX, como yo pertenezco a lo segundo fui a ver qué onda. Al principio estaba entera bélica y me tiraba encima de los cabros cada vez que me decían cosas como "no podemos solucionar 'x' problema", pero después caché que de verdad querían solucionar el tema así que los escuché. En resumen me dijeron que ellos estaban de acuerdo con nuestra manifestación, y que querían que la "tradición" se erradicara, pero no podían hacerlo solo porque nosotras fuimos a protestar, así que como algo que creí que todas apoyarían, les dije que sus comunicados no nos servían y que porfa un, aun que sea un representante fuera a pedir disculpas por los hechos que se han prolongado durante 2 años, aceptaron de super buena manera la propuesta y se comprometieron a hacer charlas y foros en la toma de su liceo y llevarnos de "invitadas", pero también (por el hecho de que ellos se mandaron el cagazo) quedaron en ir a foros en el liceo (foros sobre: educación no sexista, machismo, etc). Espero que estén de acuerdo con lo que se planteó, por el contrario hablen conmigo para dar ideas sobre cómo eliminar esta marcha sin fines beneficiosos y que los años que siguen no se sepa mas de esta”.

Vemos así, y a modo de lección, para aquellos que dicen que 'no se consigue nada con las protestas', que a través de iniciativas organizadas se pueden cuestionar los moldes establecidos por el poder constituido y a la vez tejer redes que propician poner en crisis los fundamentos de la sociedad dividida en clases. Saludamos con una alegría enorme esta clase de manifestaciones. Las compañeras del Liceo Javiera Carrera marcan el rumbo, multitudes serán quienes, con amor, apoyo mutuo y acción directa, derriben las relaciones patriarcales y capitalistas que hoy nos dominan. Sin lugar a dudas esta potente marcha javierina marcará un antes y un después en la historia del movimiento feminista de la región chilena. No obstante, el patriarcado no caerá de la noche a la mañana ni el día después de la revolución, como algunos pareciera que dan a entender. Tristemente las conductas machistas de los alumnos del INBA, pese a los esfuerzo de ciertos sectores, no cambiaron mucho, tal como lo denuncia una alumna del Liceo Javiera Carrera en un foro virtual del centro educativo:

"Aunque hayamos marchado hacia el INBA con consignas contra el machismo y una carta formal ya entregada, igual ellos no nos pescan casi, y se siguen burlando, por desgracia, lo cual es bastante molesto. Me fui en una micro en donde había aprox. 8 personas del INBA cerca de una de las ventanas gritando hacia afuera a nuestras compañeras cosas como "Buen aporte", "Buena marcha", siendo bastante reiterativos, y claro, con un tono sumamente sarcástico. También decían "Ricaaa", lo cual para cualquier niña se hace desagradable e incómodo, se veían ridículos. La guinda de la torta fue cuando gritaron lo mismo que la vez que un grupito se puso fuera del liceo: "Que se asomen las maracas". No digo que no haya servido de nada, pero puta que me cargan los tipos así. Tenía hasta ganas de echarles una chuchá pero no me quería rebajar tampoco. Eso, espero se logre algo con lo que hicimos hoy a pesar de todo".

La lucha continúa. 

viernes, 20 de mayo de 2016

El desarrollo como proyecto de consolidación de la sociedad jerarquizada

La expansión del desarrollo capitalista ha implicado tensionar constantemente los límites del equilibrio ecosistémico tanto a nivel local como global, forzando una amplia reorganización y reconstrucción de la superficie del planeta, bajo la pretensión de ser el único sistema que podría ir mejorando racional y paulatinamente la calidad de vida de las personas, sin embargo el deterioro de la biosfera pone en cuestión la viabilidad de este proyecto en el tiempo, amenazando la subsistencia de diversas comunidades que tras ser separadas de su medios de vida son forzadas a una proletarización bajo precarias condiciones, por lo que básicamente el proyecto capitalista ha consolidado aun más la jerarquización de la sociedad, fenómeno que al ser resistido por cada comunidad ligada a un territorio ha generado un extenso sistema de control social y represión por parte del Estado.

En este sentido, un caso ilustrativo es la imposición del modelo forestal y la usurpación del Wallmapu que ha producido serios daños ecológicos, terrorismo de Estado y un empobrecimiento visible de las condiciones de vida de las personas y a la vez un incremento gigantesco del poder de los grupos económicos ligados a este negocio. Este caso particular permite ilustrar un fenómeno que con sus particularidades se replica por todo el mundo expresándose en distintos conflictos socioambientales, siendo tal vez el más significativo a nivel mundial las guerras por el petróleo en estos momentos con toda su complejidad geopolítica.

La imposición del trabajo que permite mover esta gigantesca maquinaria del Estado y el capitalismo ha producido a través de su tecnociencia ciertas modificaciones destinadas a mantener dentro de ciertos límites algunas condiciones que faciliten contar con una fuerza de trabajo que sea capaz de sostenerse en el tiempo, dentro de un equilibrio siempre frágil pero funcional para sus necesidades. Es decir, el extractivismo no se limita a la absorción de materia y energía proveniente del resto de la biosfera sino que también contempla la absorción de la fuerza vital de los mismos seres humanos, para esto la educación y la psicología del desarrollo han jugado un papel crucial para adiestrar a esta fuerza de trabajo desde sus primeros años vida y hacerla adaptable al ciclo productivo del sistema capitalista, al nunca cuestionar si esa forma de existir es congruente con las necesidades biológicas, afectivas y sociales del individuo, manteniendo un sistema de premios y castigos para incorporar conocimientos muy específicos y parcelados, a la vez que ofrece una serie de categorías patologizadoras para quien no sea capaz de ajustarse a los parámetros establecidos. En este punto se percibe esa terrible semejanza con los procesos de selección de ganado en que se buscan los más “aptos” para las necesidades del criador. Claro que estos más “aptos” difícilmente podrían sobrevivir en un entorno natural.

La idea de que el sistema extractivista subyuga desde los ecosistemas hasta la vida misma de los seres humanos plantea claramente la imposibilidad de disociar la relación entre la destrucción ecológica y la jerarquización de la sociedad, requiriéndose una comprensión sistémica de estos fenómenos y no como partes aisladas, siendo tal vez el puente más importante en este sentido la comprensión del deterioro de la salud mental fuera tanto de un determinismo biologicista como psicosocial, ya que estos fenómenos se influyen recíprocamente generando modificaciones mutuas como han demostrado los más recientes hallazgos científicos, los que cada vez revelan las profundas interconexiones existentes, al punto que actualmente se comienzan a producir las primeras investigaciones sobre el papel de fenómenos cuánticos que rebasan las ideas de localidad en el tiempo y el espacio a nivel biológico, siendo aún desconocidas a nivel social o de la psicología individual las implicaciones de estos descubrimientos, ya que si asumimos el carácter cuántico de la vida no sería de extrañar que estos niveles también podrían verse influidos comportándose como un todo orgánico que responda a las propiedades expresadas en las epistemologías de la complejidad como son la lógica borrosa, la geometría fractal y la teoría del caos, entre otras.

Si bien aún falta mucho por saber al respecto, ya podemos tener claro que preguntas como ¿Qué es la vida? o ¿ Qué es la mente? esconden una trampa lingüística, ya que no son entidades con una consistencia autónoma sino que dependen de sus múltiples interrelaciones, por lo que el punto clave sería:

Existe una relación de interdependencia absoluta entre los fenómenos ecosistémicos, sociales y psicológicos por lo que la sojuzgación en cualquiera de estos niveles inevitablemente extiende sus redes a todos los otros generando procesos de constante retroalimentación que posibilitan su funcionamiento sistémico en el tiempo, pudiendo mantenerse en un frágil pero funcional equilibrio mientras no colapse abruptamente alguno de estos niveles. Sin embargo, ese proceso no es posible de mantenerse indefinidamente, ya que obviamente la fuerza vital de ecosistemas y seres humanos tiene un límite finito y ha requerido de enormes reestructuraciones como la transición entre la edad media y el capitalismo moderno que implicó el sometimiento de las mujeres a la reproducción de la fuerza de trabajo mediante lo que se conoce como la caza de brujas, tal como describe la historiadora Silvia Federici y la posterior invasión al “nuevo mundo” que continua en el actual sistema-mundo capitalista, siendo el telón de fondo un viciado sistema democrático burgués para administrar las inquietudes sociales sobre la totalidad de estos puntos, manteniendo canales para encausar cualquier eventual descontento, generando la ilusión de participación y mas allá obviamente se mantienen todos los sistemas bélicos y legales ante cualquier disrupción, siendo la máxima expresión de esta brutalidad las cárceles.

De esta forma el mundo se organiza hasta la caricatura en un modelo semejante a la granja de la novela de Orwell. Mucho se ha dicho de que la visión de Orwell quedó superada ante la complejidad de la sociedad capitalista, asemejándose más a la idea descrita en un mundo feliz de Huxley. Sin embargo más allá de los mecanismos superficiales el sistema sigue operando en sus raíces con la violencia desnuda, basta ver al respecto Estados como Israel o Turquía, para darse cuenta que sin esta violencia cruda el resto de mecanismos de manipulación no podrían sostenerse con la solidez que lo hacen, aunque es importante señalar que todo este proceso no es omnipotente y encuentra resistencia en diversas expresiones sociales antagónicas en mayor o menor grado y cuya efectividad y radicalidad en su crítica depende estrictamente del nivel de comprensión de la interrelación entre todos los factores descritos, lo que prueba que la forma más eficaz de tensionar este proceso es alterar nuestras relaciones inmediatas con el entorno a nivel ecosistémico, económico, social y psicológico, siguiendo los patrones que le han permitido a la vida evolucionar en la tierra, es decir, principios de cooperación y horizontalidad.

Esto puede parecer una obviedad, no lo es tanto, basta observar que la praxis política de la mayoría de la sociedad no se inclina por este tipo de acciones precisamente porque no se cuestiona hasta su raíz, el mito del desarrollo como motor de mejora de la vida de la personas ni el mito de la jerarquización social como única vía de organización de la humanidad, lo que pone de manifiesto que no solo se requiere una recuperación de medios de producción, también se requiere su metamorfosis total dado su incompatibilidad ecológica. En este sentido, los descubrimientos científicos contemporáneos que remarcan la idea de interdependencia profunda a todo nivel y las comunidades en resistencia por todo el mundo, muestran que finalmente, tal como como afirmaba el genial físico Richard Feynman, la imaginación de la naturaleza desborda por mucho la imaginación de la humanidad y, en este caso específico, la de las clases dominantes. Además, tiene la fuerza para subvertir su sistema jerarquizado, si se comprende con claridad la esencia real de lo que se requiere cambiar como al parecer estaría sucediendo en la región de Rojava. No obstante, la experiencia indica que todos estos procesos deben ser mirados con cautela a la vez que son una prueba fehaciente de la voluntad humana en particular y de la vida en general, de no retroceder ante la dominación y negación de interdependencia de los equilibrios más finos de la realidad y que finalmente el despertar de esa animalidad ligada a poder vivir plenamente es la que derrumbar todos los obstáculos por completo tarde o temprano.



Fuente: El virus de la subversión 

Notas:

Se puede consultar el texto las miserias forestales para profundizar en los impactos del modelo forestal y el terrorismo de estado asociado a este negocio http://metiendoruido.com/2015/06/las-miserias-forestales-cuadernillo-descargable/

Sobre la imposición forzada del trabajo se puede consultar este texto parte de la revista Nada http://revistanada.com/2014/07/15/imposicion-sangrienta-del-trabajo/  
Sobre el papel de la educación, psicología y psiquiatría en el control social se puede consultar estos textos: 
http://elvirusdelasubversion.blogspot.cl/2013/05/educacion-para-ser-libres-o-para-ser.html 
http://elvirusdelasubversion.blogspot.cl/2013/05/el-peligroso-delirio-de-la-psiquiatria.html 

Para mayores detalles sobre el colapso de los ecosistemas y la jerarquización social se puede consultar estos textos:
http://elvirusdelasubversion.blogspot.cl/2015/02/las-redes-de-la-vida-frente-la.html  
http://elvirusdelasubversion.blogspot.cl/2013/10/la-armonia-del-ecosistema.html 
Con respecto a la acumulación originaria descrita por Silvia Federici se puede descargar aquí su libro Calibán y la bruja: 
http://www.traficantes.net/sites/default/files/pdfs/Caliban%20y%20la%20bruja-TdS.pdf
Para mayores detalles sobre los recientes desarrollos sobre la comprensión en la cognición humana y la evolución se puede ver los siguientes textos: 
http://dosdisparos.com/2013/09/17/el-fenomeno-de-la-vida-por-francisco-varela/#.Vjprsm7ifMy
Etología del apego y del reconocimiento en el ser humano 
http://www.redalyc.org/pdf/478/47803104.pdf 

http://www.uam.es/personal_pdi/ciencias/msandin/teoria_sintetica.html 
 
Para una breve introducción a la situación de Rojava son recomendables estos textos: 
http://www.portaloaca.com/articulos/antipatriarcado/9841-socialismo-igualdad-de-genero-y-ecologia-social-en-las-montanas-del-kurdistan.html 
http://www.portaloaca.com/contra-info/10983-n-1-revista-rojava-no-esta-sola-publicacion-anarquista-solidaria-con-la-lucha-del-pueblo-kurdo.html 
Con respecto a resistencias comunitarias es interesante revisar el primer congreso de comunalidad efectuada hace poco 
https://www.youtube.com/watch?v=HPZkfN1KZ6w y la revista Mingako editada en la región chilena http://metiendoruido.com/2015/10/mingako-por-la-tierra-y-la-libertad-nueva-publicacion-anarquista-en-la-region-chilena/
Sobre los nuevos desarrollos en la teoría del caos y la emergente biología cuántica son recomendables estos documentales de divulgación "La vida secreta del caos" http://miradocumentales.com/6403/la-vida-secreta-del-caos y La pesadilla de Einstein junto a "Hagase la vida"  de la serie secretos de la fisica http://www.area-documental.com/resultados-serie.php?buscar=Secretos%20de%20la%20Fisica%20Cuantica

jueves, 19 de mayo de 2016

Yo también soy inmigrante y evado el Transantiago


El día que me siente junto a una señora racista que venga a descargar sobre mi cuerpo de trabajadora inmigrante la culpa ficticia de que una empresa del neoliberalismo no esté recibiendo las suficientes ganancias, ese día juro le recitaré a gritos mis razones:

Evado el Transantiago como evadiría el Metro de Caracas, el Transmilenio Bogotá o el Subte en Buenos Aires. Y lo haría con plena conciencia de que ante cualquiera de esas empresas, es la misma clase capitalista la que nos esquilma sin distingo nacional.

Evado el Transantiago porque lo que me pagan por trabajar de lunes a sábado y dos domingos al mes es un salario mínimo, del cual se me descuentan cotizaciones a una AFP que habrá de dejarnos en la miseria a usted y a mí.

Evado el Transantiago porque si lo pagara, tendría que destinarle a Metro Sociedad Anónima el equivalente aproximado a un 20% de mi salario de trabajador inmigrante. Y yo pendeja no soy, ¿usted sí?

Evado el Transantiago porque si no lo hiciera, no alcanzaría a pagar el costo del arriendo del cuarto en el que duermo unas pocas horas antes de ir a trabajar cada día.

Evado el Transantiago porque con esos setecientos pesos le compro una marraqueta al trabajador que vende en la esquina y me voy desayunada a la pega.

Evado el Transantiago porque me niego a ser esclava enajenada de la clase capitalista que se enriquece cobrándonos por trasladarnos a los lugares en donde nos roba la vida.

Evado el Transantiago y lo seguiré haciendo, tal como lo hace el resto de la clase trabajadora en Chile que tiene plena conciencia de que los ladrones no somos los inmigrantes sino la clase dominante.

Evado el Transantiago porque defiendo mi salario.
Y eso, lo aprendí en Santiago.



Sociedad jerarquizada, salud mental y capitalismo

«Quien desea y no actúa engendra la plaga» William Blake


Los últimos estudios indican que la región chilena presenta altos índices de deterioro de la salud mental, siendo especialmente significativa la prevalencia de los trastornos depresivos, sin embargo, a la par de estas informaciones no han surgido explicaciones satisfactorias que permitan establecer una comprensión plena de la situación. En general las explicaciones populares más recurrentes que he leído lo atribuyen al “individualismo” y “consumismo” propios de una sociedad neoliberal y supuestamente hedonista. Esta explicación me parece bastante problemática y simplista. Por un lado, el denominado consumismo parece más un efecto de un proceso mayor que una causa en sí mismo y por otro, el supuesto individualismo resulta ser una causa imaginaria, ya que ante todo las sociedades jerarquizadas sean democráticas o dictatoriales tienden a la homogeneidad y no a la diversificación de sus integrantes. 


La pregunta entonces es ¿Qué es lo que esta explicación oscurece en vez de sacar a la luz?, ya que ha quedado totalmente omitida la explotación laboral, las extensas jornadas en condiciones adversas que logran extraer la mayor parte de la vitalidad de las personas, en un contexto altamente represivo de la identidad individual, que se ve absorbida por la identidad organizacional, tampoco se hace mención a los sistemas familiares generalmente patriarcales (ya sean muy aglutinados o altamente impersonales en su interacción) que es donde se producen habitualmente los epicentros del deterioro de la salud mental, ya que son sistemas altamente coercitivos o que muchas veces ofrecen relaciones “doble vinculantes” (mensajes contradictorios a nivel ideo-afectivo). Otro aspecto que parece quedar omitido es la situación de constante violencia política por parte del Estado, sus campañas de insegurización con amplia cobertura, menos aun hay mención al sistema educativo basado en una lógica de premios y castigos, que por definición cancela la expresión de cualquier acto espontáneo. Finalmente, tampoco se hace mención al papel de la destrucción de ecosistemas, a pesar de la gran cantidad de conflictos socioambientales, debido a la violenta expansión del capital bajo la sombra del terrorismo de Estado.

Si se examina por ejemplo los trastornos depresivos se puede observar que contradicen estas explicaciones, ya que por definición presentan gran pérdida de energía, sentimientos de culpa y la incapacidad de experimentar placer, por lo tanto es difícil ver en este caso el papel del supuesto “hedonismo” como explicación, situación similar ocurre con todo el espectro de trastornos ansiosos que son una forma de miedo puro condicionado, que no cuenta con posibilidad de una adecuada expresión psico-fisiológica. Ahora, si se observa otros trastornos como los alimentarios, el denominado trastorno límite y de ahí hacia las psicosis, lo que se puede ver es una difusión de la identidad que es totalmente incompatible con la idea de un individualismo exacerbado. De esta forma me parece que en esta explicación con alto contenido moral en la izquierda actual lo que se esconde es la continuación de una forma de valorar, que es la misma del sistema social que se supone que se está criticando. Me explico: El sistema social jerarquizado sea democrático o dictatorial, su forma económica capitalista no es la de una sociedad ni orgiástica ni dionisíaca, es una sociedad eufóricamente puritana, que emplea una amplia gama de sistemas de domesticación psicofisiológica en todas las áreas que antes mencioné como excluidas de la explicación habitual sobre la salud mental.

Este discurso paranoico con la diversión o el placer o la expresión de individualidad podría darlo perfectamente un luterano. Recordar el importante papel en la generación del capitalismo de la ética protestante y como esta se aplica a los “recursos humanos”, después de todo, los realmente pobres difícilmente podrían tener un problema de “consumismo” y mucho menos tiempo alguno para la expresión de su individualidad. Por lo tanto, la explicación que se pretende dar es una forma de valorar que implica rechazar constantemente los propios instintos, se basa en la autorenuncia, expresada de hecho en el discurso igualitarista de la moral cívico-democrática (continuación del igualitarismo cristiano somos todos hijos de dios) en que todos somos ciudadanos. Este discurso homogenizador opera como telón de fondo de todos los sistemas de control antes descritos, provocando la renuncia a los instintos bajo la premisa del supuesto bien mayor que sería el interés de la sociedad (clase dominante, sus dioses, etc.) suprimiendo tanto la individualidad como lo que podríamos tener en común, la naturaleza humana es sustituida por todos estos ideales, generalmente esta trampa es realizada atribuyendo a los instintos el papel de caja de Pandora, sin embargo, si bien la crueldad parece ser algo instintivo en ocasiones, esa solo es una parte de la historia ya que hay muchos otros instintos desde la curiosidad, el sexo, la creatividad, el amor, etc.

Es bueno recalcar en este punto que las diferencias siempre van a tener que existir para ser sanos, porque la naturaleza es así, solo que estas no pueden convertirse en fundamentos de jerarquía social o económica o política. La igualdad que se busca es la inexistencia de jerarquías no la homogeneidad que se esconde bajo el discurso igualitarista y que también invade a veces los discursos anticapitalistas.

Desde esta perspectiva se puede ver como la región chilena pasó de ser en dictadura un lugar totalmente aterrorizado a ser un lugar totalmente deprimido bajo la democracia burguesa y su forma de valorar. En este sentido, se puede afirmar la necesidad de una inversión de esta forma de valorar, basada en la constante renuncia a los deseos que impone un sistema jerarquizado, como forma de salir de la domesticación psicofisiológica focalizada en la reverencia constante al principio de autoridad, que niega cualquier espontaneidad a nivel socio-afectivo. Ya que las explicaciones supuestamente ilustradas de la psiquiatría nos siguen encerrando en un determinismo biologicista desmentido hasta el cansancio, mientras las escuelas de psicología con su modelo bio-psico-social constatan una obviedad a la vez que la reducen a datos estadísticos, con que disparar a la bandada, con los clásicos lugares comunes de sociedad “moderna”, “globalización”, “la vida agitada”, etc., ignorando por completo las relaciones de poder implícitas en la comprensión del deterioro de la salud mental (en realidad salud psicofisiológica sería más adecuado decir).

Esta inversión de valores de la que hablo solo es posible en la medida en que se produzca una transmutación de los afectos, que va generando la constante renuncia a los deseos para acomodarse a estos supuestos ideales superiores de una sociedad jerarquizada, es decir, volver a valorar una individualidad interdependiente que atiende a las reales necesidades de su propio organismo, solo desde ahí es posible la organización necesaria para subvertir los cimientos de esta forma sepulcral de infravalorar la vida que se esconde bajo los supuestos grandes ideales de Estado de derecho, democracia, civismo, etc. De esta forma solo se puede afirmar que son nuestros demonios nuestros mejores consejeros, basta ver al respecto como el supuesto potencial civilizatorio del capital nos tiene más cerca de la sexta extinción que del comunismo.