domingo, 23 de septiembre de 2012


Me pregunto si realmente la democracia es el sistema que nos ayudará a superar la actual situación de dominación casi absoluta de los mercados, donde practicamente todo está privatizado, me pregunto si efectivamente el Estado, como institución histórica de defensa de las clases dominantes, estará dispuesto a satisfacer las necesidades reales de las personas y no solo las necesidades que impone la elite político/financiera que controla las instituciones gubernamentales, los medios de producción y la Banca, la misma que se adueña de los recursos naturales y de las casas desahuciadas por la crisis económica en diversos lugares del planeta, la que a su vez financia la mafia sindical que pacta con la patronal, los partidos que confabulan el show democrático y engrasan la máquina del capital, las ONGs que con proyectos de miseria alejan aún más a las clases oprimidas de la autogestión revolucionaria y a las Iglesias, que inculcan su moral cristiana, la misma que nos hace creer que la solución bajará del cielo bendito o de políticos iluminados por la gloria del Señor, así como cual Hugo Chávez o mesías meritocráticos parisianos.
Me pregunto también y les pregunto a todos, si realmente queremos elegir representantes que decidan por nosotros, o de una vez por todas, queremos decidir nosotros mismos nuestro propio destino, a través de la auto-organización, la horizontalidad, y el apoyo mutuo tan necesario para superar una sociedad mercantil donde reina la ambición y el sálvate si puedes.
La Democracia Real es una falacia neoliberal, con Bi-Nominal o sin Bi-nominal, con Sistema D'Hondt o con el que se inventen, toda forma de Estado supone dominación, centralidad, es decir, la concentración de poder donde un pequeño número de personas decide por los demás traicionando cíclicamente la voluntad del pueblo que los eligió.
No existe participación real de la sociedad en el sistema de democracia representativa, sino una ilusión de participación real. Mediante las elecciones no decidimos cosas concretas, simplemente elegimos a quienes decidirán por nosotros, he ahí la trampa de la democracia representativa. Muy diferente es votar, por ejemplo, si se va a toma en una escuela, ya que ahí se decide una acción concreta, no a una persona que decida por nosotros en nombre de "la ciudadanía". 

La ciudadanía y el “derecho ciudadano”, votar, es un recurso de las élites gobernantes y del poder económico  para hacernos creer que participar en política es depositar un voto cada 4 años. El fraude electoral es un círculo vicioso con que las clases dirigentes nos distraen para que caigamos en el inmovilismo social, nos alejemos de la autogestión, obviemos la organización con nuestros pares, en definitiva, el sistema electoral no es más que un queso en una trampa para ratones, comámonos al dueño de la trampita y habrá queso para todos y todas.   

"La producción capitalista y la especulación bancaria se llevan muy bien con la llamada democracia representativa; porque esta forma moderna del Estado, basada sobre una supuesta voluntad legislativa del pueblo, supuestamente expresada por los representantes populares en asambleas supuestamente populares, unifica en sí las dos condiciones necesarias para la prosperidad de la economía capitalista: centralización estatal y sometimiento efectivo del Soberano - el pueblo- a la minoría que teóricamente le representa, pero que prácticamente le gobierna en lo intelectual e invariablemente le explota." Mijaíl Bakunin

Por @Tierrarevuelta 

Texto Relacionado:  Bakunin, elecciones y democracia

2 comentarios:

  1. Y que nos asegura que la sociedad libre, ya contaminado por el egoísmo moral potenciado por este sistema, no caerá en los mismos vicios del sistema? Si la sociedad decide, pero nos damos cuenta que la infección no se encontraba solo en el sistema si no en la misma sociedad...

    ResponderEliminar
  2. Precisamente en una sociedad libre la gente ya estaría preparada para eso, sino, no se habría llegado a tal orden social sin Estado ni Capital. Aunque también es cierto que no porque una sociedad sea libre no existirán problemas, pero esos problemas serán solucionados desde y para la libertad.

    ResponderEliminar