viernes, 4 de abril de 2014

El libertario de Venezuela como víctima del radicalismo anarquista

Una fracción del periódico El libertario de Venezuela, específicamente Luis Sánchez y Rafael Uzcátegui, han tomado la postura de pedir la intervención de la OEA, u otros organismos internacionales, a los asuntos que atañen al conjunto de personas que habitan la nación de Venezuela. Incluso les han defendido, posteriormente, su postura tras las objeciones y quejas que se les ha hecho, considerando un papel menor a los argumentos que se les han empleado y evadiendo los cuestionamientos en cada caso particular. La estrategia del periódico ha sido caer en el recurso de la víctima y descalificación de cualquier cuestión a la que se le exponga.

El Estado de Venezuela no vive una economía socialista, ni es un Estado que haya dejado de ser violento a la sociedad. El Estado tiene, como ha mantenido antes y después de Chávez, sus propios medios de disciplinamiento y represión, tales como la policía y el ejército, e incluso, de toda la propaganda del gobierno sobre su posición antiimperialista y socialista, tiene poco o nada que aportar a la emancipación de los trabajadores, y sin embargo, la revolución anarquista no llegará a través de este Estado venezolano ni de otro Estado no-venezolano, sino de la organización de las y los trabajadores, y de golpes mortales de las y los trabajadores que puedan propinar hacia los Estados y sus dispositivos de dominación. La burguesía nacional e internacional en cualquier región, así como la burocracia nacional e internacional, no nos apoyarán en construir bases hacia el anarquismo, ya que somos sus enemigos frontales. La OEA no es un organismo anarquista, como tampoco la burguesía venezolana e internacional, y menos aún será anarquista la ayuda que provenga de cualquier gobierno, aunque sea un gobierno extranjero y se llame a sí mismo demócrata. No hay gobierno alguno en todo el mundo que no sea autoritario y no que tenga facultades de dominación y explotación.

Recuperar la institucionalidad democrática, si es que eso en algún momento ha existido dentro o fuera de Venezuela, no llevará a los oprimidos hacia la anarquía, puesto que la anarquía se logra en base de federaciones y la acción directa de cada uno, aboliendo así la representación de cualquier organismo e institución por y sobre los y las trabajadoras, y no por medio de verborrea democrática e institucional de la que también se han llenado los discursos de Rafael Uzcátegui y su compañía de defensores, y de la que se puede llenar cualquier gobierno fascista, liberal o totalitario.

Algo tenemos muy claro los y las anarquistas, y es que el internacionalismo es entre clases y géneros, por mínimo; no entre el proletariado y los gobiernos y organismos internacionales. Además de que sabemos que los derechos humanos no son un arma revolucionaria, ni que la dignidad ni la ética se reducen a las cuestiones que plantean el conjunto de esos derechos, por lo que no apelamos estrictamente al cumplimiento de ellos, sino que vamos más allá de los mismos. Nuestro camino revolucionario no se detiene en la legalidad, ya sea nacional o internacional, ya que si fuera de esa manera, el anarquismo estaría rotundamente limitado por los convencionalismos legales y no sería una teoría revolucionaria.

Los espacios autónomos del Estado y el Capital se construyen con los y las trabajadoras, no con organismos internacionales o ayuda de gobiernos nacionales o internacionales. 

La contradicción entre su nombre y su práctica es bastante manifiesta; El libertario y Rafael Uzcátegui han tomado la posición de apoyar a la burguesía y tender la mano, no hacia los y las trabajadoras, sino hacia organismos internacionales y gobiernos internacionales. Su postura es evidentemente reaccionaria a la emancipación de los y las trabajadoras, pero en favor de las instituciones y estrategias autoritarias y burguesas internacionales.

A el periódico El libertario y a algunos integrantes se les podrá considerar defensores de los derechos humanos, entre muchas cosas más, pero su postura no es anarquista, eso ha quedado claro. 



7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Concuerdo con la primera parte del articulo, claramente fundamentado, en que el rol de unas personas específicas vinculadas al El Libertario no están claras dentro del más estricto "purismo anarquista". Pero no me parece para nada correcta, sustentada y útil su afirmación de que han tomado la posición de "apoyar a la burguesía" y no hacia los trabajadores. En Venezuela todos estamos siendo aplastados por la misma bota boliburguesa, por lo que distintos grupos sociopoliticos comparten un punto en común contra la represión, nada o poco más. @ecoanarkia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que la gran mayoría de la sociedad venezolana está bajo la bota de la boliburguesía, es decir, bajo la dominación política y económica de la burocracia chavista, parásitos que viven de la explotación de las masas trabajadoras en nombre de una revolución que nunca existió. Pero la boliburguesía o burocracia chavista no es la totalidad de la burguesía en Venezuela. Hay burguesía más allá del gobierno, incluso hay burguesía y alta burguesía más allá de la asamblea nacional. El capitalismo en Venezuela no se reduce al Estado, el capitalismo privado que en parte es representado por la MUD también goza de muy buena salud, es esa burguesía quien con discursos igual de populistas que el chavismo se quiere hacer con el control de las masas descontentas para llegar al Poder y reproducir la misma dominación que hoy ejerce el chavismo. La autonomía es el camino, en eso estamos de acuerdo, pero si no nos desvinculamos de la burguesía y sus mecanismos históricos de control como el subvencionismo y el ciudadanismo democrático-burgués (práctica de derecha) no seremos capaces de construir las bases de una sociedad anárquica. Si hay algo que distingue al anarquismo de las tendencias autoritarias del socialismo es la coherencia entre medios y fines. No se puede luchar contra el Estado luchando por una parcela Poder, tampoco se puede luchar contra el capitalismo cuidando el orden constitucional desde una institución financiada por la alta burguesía como Provea. Separar lo personal/político de lo político/social es convertir al anarquismo en un hobbie o en una ilusión de fragmentos incoherentes que nunca podrán armar el rompecabezas de la anarquía.

      Eliminar
  3. Nadie está sustentanto un "purismo anarquista", sino simplemente se muestra que su postura no ayuda en ningun momento a la emancipación de los obreros, ni está relacionada con las posturas libertarias.
    Su línea está unida en ser parte de instituciones burguesas y burocráticas, y hacer reclamos dentro del marco de los mismos, no en la unión de los obreros contra la dominación.

    ResponderEliminar
  4. me deja todo claro la postura anarkofascista de N&A al borrar el post de Santi Croix R
    que pena q entre compas se tome esta posicion
    en fin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Este comentario ha sido eliminado por el autor." El autor del comentario. Que Santi Croix R. seguro corrigió y volvió a publicar su comentario. Sacúdase la paranoia junto con el analfabetismo tecnológico.

      Eliminar
  5. Cuando las Pussy Riot decidieron separarse o expulsar a dos de sus integrantes a causa de la participación de ellas en show de amnistía internacional, opino que también vieron parte de la contradicción a la que se refiere el artículo de Meslier, no por nada afirmaron que “Hemos perdido a dos amigas y a dos compañeras de ideología, pero el grupo ha ganado dos valientes activistas de los derechos humanos”.
    Es evidente que el anarquismo es una paragua lo bastante amplio como para que tendencias distintas e incluso antagónicas se guarezcan, pero necesariamente tiene unos límites, uno de ellos es la oposición al orden Estatal, venga de donde venga.
    ”La disputa sobre la realidad o la no-realidad del sentido de una palabra aislada de la práctica es una cuestión puramente escolástica. Rechazamos toda autoridad lingüística o de otro tipo; sólo la vida real autoriza un sentido, y solo la praxis lo verifica.” señalo Guy Debord en algún numero de la revista Internacional Situacionista, creo que en el 11.
    Salud
    Ming
    P.d Si hubiese sido cierto que alguien N&A borro una publicación, es no lo convierte en un anarcofascista, para la libertad de expresión ya están las redes sociales y la democracia. Por lo demás el blog es anarquista y no de librespensadores

    ResponderEliminar